Historias Legendarias

Mundo Antiguo y curiosidades

El sarcófago de un alto dignatario egipcio de hace 5.000 años llega a León.

Imagen

Sobre la madera policromada se pueden observar los jeroglíficos que hablan del viaje hacia otra vida, aquel en el que creían los antiguos egipcios, que pensaban que rodeándose el día de su muerte de sus posesiones, las terminarían conservando en el más allá. Por ello, los egipcios de la época con posibilidades económicas no escatimaban en lujos a la hora de preparar su funeral. Como resultado de aquellas tradiciones, el mundo del Arte ha logrado conservar joyas como el sarcófago que ahora se expone en el Instituto Bíblico Oriental (IBO) de León.

Se trata de un ataúd típico de la milenaria cultura egipcia, que pertenece al Bajo Egipto, y que dataría de entre los años 3.000 y 2.500 antes de Cristo. Se desconoce el propietario, pero se estima que podría ser un “alto grado militar”, que después de prestar servicio como tal, habría pasado a la vida civil como un “alto dignatario” ligado al faraón. Debido a sus posibilidades, su entierro se basó en las tradiciones propias de la clase alta egipcia.

El sarcófago, elaborado con madera de cedro, deja ver la barca que llevaba a los difuntos a la nueva vida, así como al muerto, paleta en mano, preparando su tumba, y otros símbolos egipcios colocados de forma simétrica sobre la madera. Incluso, en la parte inferior, existe otra policromía que el IBO muestra al visitante, a través de un espejo colocado en el suelo

Mucho más Egipto

El sarcófago ha sido donado al museo leonés por una de las profesoras del IBO, Mari Luz Mangal, una experta en la cultura egipcia que ha expuesto parte de su colección particular en museos como el Luovre parisino y que, además de esta pieza, ha aportado otros elementos de aquella época que se expondrán próximamente. Pero no es la única pieza egipcia que se conserva en el Instituto Bíblico Oriental junto a otras piezas de otras culturales precedentes al nacimiento de Cristo.

Además del sarcófago, la sala donde se expone está presidida por la máscara de otro ataúd egipcio, más grande. Por ello, se considera que la persona momificada dentro tendría una categoría social superior a la del protagonista de esta historia. Pero, además, existe parte de una máscara y un anillo pertenecientes a Tutankamón, el mítico faraón de la XVIII dinastía.

Fuente: Sonia Barja en ARQUEOLOGOS

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s