Historias Legendarias

Mundo Antiguo y curiosidades

Punt, una tierra mítica

Como el Catay, El Dorado u Ofir, durante siglos Punt ha avivado la fantasía del curioso y ha traído de cabeza a los estudiosos sobre su realidad y ubicación (hoy su nombre reaparece en Puntland, una de las porciones independizadas en que se ha dividido Somalia tras la desintegración del Estado previo en 1991).

En este  interesante y denso libro se estudia con solvencia ese mundo de Punt que suele ubicarse en África oriental y, más concretamente, en el Cuerno de África, y que mantuvo relaciones continuadas con el Egipto faraónico. Tras hacer la historia de los debates historiográficos a que dio lugar Punt y los (continuos) hallazgos arqueológicos, Espinel estudia su historia, limitándose acertadamente al período entre el 3000 y el 1065 a.C., la Edad del Bronce, la época más importante en la historia de Punt, la menos segura historiográficamente pero que, sin duda, es una época formativa respecto al desarrollo posterior. Estudia los dos aspectos básicos del “fenómeno Punt”, el histórico y el que podemos llamar religioso-ideológico.

ABRIENDO LOS CAMINOS DE PUNT, Andrés Diego Espinel, Barcelona, Bellaterra, 2011, 668 págs., 35 €

Así, desde aproximadamente la V Dinastía (2500 a.C.) el Egipto faraónico se relaciona económica (y políticamente) con Punt, del que importaba mirra y otros aromas, maderas, electrum, monos y otros animales, y “enanos” (posiblemente pigmeos), y quedan “registradas” diversas regiones y poblaciones. Las relaciones continúan durante más de dos mil años, desde la VI Dinastía, el Primer Período Intermedio , el Imperio o Reino Medio, con la XII Dinastía, el 2º Período Intermedio, y el Reino Nuevo hasta la dinastía XIX y comienzos de la XX.

Un gigantesco período, con pocas cosas seguras, salvo los productos importados, aunque no es descabellado apuntar hacia sociedades y entidades políticas del mar Rojo y del Cuerno de África que darían lugar a algunas que conoceremos históricamente –delta del Gash, Aksum, Ma‘in, Saba y, en el interior, las entidades nubias, kushitas (bedya, ‘afar)…, lo que el autor llama “ámbito afro-árabe”. Además, a diferencia de otros lugares míticos, el Punt de los egipcios tuvo una significación de peso en su ideología política y religiosa, en su concepción geográfico-estratégica, en su conversión en un componente cultural polisémico, que aparece en los textos, en el lenguaje político y religioso, en su imaginario en suma

FUENTE:  La Aventura de la Historia C. A. CARANCI

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: