Historias Legendarias

Mundo Antiguo y curiosidades

El «hobbit» cumple diez años rodeado de misterios

El «hobbit» cumple diez años rodeado de misterios

Reconstrucción de un ejemplar femenino de los “hobbit” hallados en la isla de Flores

 

Con un volumen cerebral un tercio del nuestro y un metro de estatura,el esqueleto de una hembra adulta hallado en la isla de Flores en 2004 trae de cabeza a los paleontólogos una década después de su descubrimiento. Hace diez años se presentó como una nueva especie humana, que vivió hace 18.000 años y descendía del Homo erectus, el primero de nuestros antepasados que se aventuró fuera de África.

Tenía otra intrigante peculiaridad, era el primer ejemplar de la familia humana que había menguado de tamaño para adaptarse a la vida en un pequeña isla del tamaño de Flores (Indonesia). Esta merma provocada por la escasez de recursos es algo común en las especies animales, pero insólito en la nuestra. Además, el pequeño tamaño de su cráneo, semejante al de un chimpacé, iba también en contra de la tendencia general en nuestra especie a incrementar el tamaño del cerebro.

Este extraño ejemplar fue enseguida bautizado con el apodo de “el hobbit”, por su pequeño tamaño, en un guiño a los personajes de ideados por Tolkien. Y ese apodo es lo único que parece mantenerse firme una década después de su descubrimiento. Y es que el exhibía también rasgos modernos, para mayor desconcierto.

Mezcla de rasgos

El diminuto Hombre de Flores comparte rasgos con otros más modernos, como el grosor de los huesos del cráneo, los dientes pequeños y la cara poco prominente, de ahí la hipótesis de que podría ser un Homo Sapiens con alguna enfermedad que justificase su pequeño tamaño, como cretinismo o microcefalia. Un artículo reciente publicado en PNAS apunta incluso a que tiene rasgos que recuerdan el síndrome de Down. Por el contrario, sus extremidades son más parecidas a las de los grandes simios africanos, una morfología que no favorecía la carrera ni la talla de delicadas herramientas.

Sin embargo, las primeras conclusiones sobre el linaje de hobbit han ido perdiendo apoyo en la década transcurrida desde el hallazgo. La búsqueda de una explicación plausible ha abierto nuevos interrogantes que podrían poner patas arriba todo lo que se sabe y admite sobre nuestros orígenes.

En un análisis publicado en el último número de Nature, el experto en el origen de nuestra especie Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres, cree, como otros colegas suyos, que el Hombre de Flores podría estar más emparentado con los australopitecus, un linaje prehumano cuyo representante más famoso es Lucy, con una antigüedad de 3,2 millones de años. Australopithecus afarensis y el Hombre de Flores tienen en común su pequeño tamaño y el reducido volumen cerebral, que salvaría el interrogante de la regresión en tamaño y volumen cerebral que habría ocurrido si fuera posterior a Homo erectus.

Migración más temprana

Esta semejanza con linajes más antiguos cuestiona de paso que el Homo erectus fuera el primero de nuestros ancestros en salir del continente africano. Y adelantaría el momento de esta migración en varios cientos de miles de años sobre lo admitido hasta ahora. Una hipótesis muy sugerente que va ganando apoyos. Esto supone que el Hombre de Flores podría haber evolucionado en África, de donde habría salido hace unos dos millones de años, ya con su reducido tamaño, que tal vez podría haber mermado ligeramente en sucesivas generaciones para adaptarse a la escasez de recursos de la isla.

En realidad, Peter Brown and Mike Morwood, que dirigían las excavaciones en la gran cueva de Liang Bua, donde apareció el hobbit, dada la mezcla de rasgos primitivos y modernos, quisieron catalogar el pequeño esqueleto con el nombre Sundantrhopus floresianus, pero los revisores del artículo que apareció en 2004 en Nature les hicieron cambiar de opinión, explica Stringer.

“Si el linaje del Homo floresiensis tiene un origen más primitivo que los fósiles más antiguos hasta ahora descubiertos en Asia de Homo erectus,tendríamos que replantearnos la explicación dominante de cómo los humanos surgieron y se expandieron desde África”, señala Stringer. Hasta ahora se asumía que la primera dispersión desde el continente africano era anterior a los cráneos encontrados en Georgia, pero un origen aún más antiguo de los esqueletos de Flores supondrían una dispersión más temprana, uno 200.000 mil años antes, y compleja de nuestra especie, concluye el investigador.

Fuente: ABC

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: