Historias Legendarias

Mundo Antiguo y curiosidades

Los conquistadores vascos dejaron una herencia genética en los mayas que perdura hasta hoy

Los conquistadores vascos dejaron una herencia genética en los mayas que perdura hasta hoy

Los conquistadores llegan a las Américas

¿Han influido las migraciones realizada durante siglos en la herencia genética de los habitantes de América? Esta es la pregunta que ha intentado resolver la Universidad de Oxford en uno de sus últimos estudios. Como era de esperar, sus resultados no sólo han arrojado una respuesta positiva, sino que han desvelado algunas conclusiones muy llamativas. Entre las mismas, la que más destaca por estos lares es la que afirma que los conquistadores españoles (y, entre ellos, los vascos) dejaron una huella genética que perdura en la actualidad en los habitantes de muchas regiones de América del Sur.

Concretamente, la zona en la que se distingue de forma más clara la huella genética de los vascos se corresponde con la región en la que habitaban los mayas antes de la llegada de los «demonios barbudos» en México. «Encontramos una contribución genética clara de los vascos de hoy en los mayas de hoy en día en México. Esto sugiere que el euskera también participó en la colonización de las Américas, llegando con los conquistadores españoles o en oleadas posteriores de la migración», explica el profesor de la Universidad de Oxford Cristian Capelli, del Departamento de Zoología.

El estudio

La investigación (que ha contrastado además el origen genético de los habitantes de multitud de regiones de todo el mundo) ha sido realizada además por un equipo de investigadores de la «University College London» (ubicada en Gran Bretaña) y la «Universitá del Sacro Cuore» (en Roma, Italia). Para hallar sus conclusiones, estos expertos han comparado más de 4.000 muestras de ADN recogidas de 64 poblaciones diferentes que, según han señalado los responsables, abarcan múltiples localizaciones en Europa, África y las Américas.

Además de desvelar la impronta que dejaron los conquistadores vascos que partieron hacia América del Sur, el estudio también ha comparado la relación genética que existe entre los actuales norteamericanos y sudamericanos, y las poblaciones africanas y europeas. Todo ello, a sabiendas de que las tendencias migratorias han fluido en los últimos siglos de África y Europa, hacia las regiones ubicadas al otro lado del Atlántico. Así pues, y en conclusión, la investigación ha analizado las muestras genéticas de unos continentes y otros para saber si existe algún resto en el ADN de los emigrantes que llegaron hasta las dos Américas.

Así pues, el equipo de investigación analizó muestras de ADN recogidas de personas en Barbados, Colombia, República Dominicana, Ecuador, México, Puerto Rico y afroamericanos en Estados Unidos y, a continuación, empleó una técnica llamada análisis basado en el haplotipo para comparar el patrón de genes en estas «poblaciones beneficiarias» con las poblaciones donantes en las zonas de América a donde fueron los migrantes.

«En primer lugar, agrupamos subconjuntos de personas en África y Europa que eran genéticamente similares y utilizamos esta resolución para encontrar qué combinaciones de estos grupos resultaron en la tipo de mezclas que ahora vemos en las personas a través de las Américas», relata el autor del estudio, Francesco Montinaro, del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford.

Los resultados

La investigación ha arrojado multitud de conclusiones. En primer lugar, los expertos han averiguado que existe una amplia amalgama de herencias genéticas entre los americanos. Para hallar una de las más claras es necesario viajar hasta las islas caribeñas de Puerto Rico y la República Dominicana. Y es que, sus habitantes son genéticamente similares entre sí y distintos de las otras poblaciones, lo que probablemente refleja un patrón de migración diferente entre el Caribe y América continental.

Por otro lado, se ha logrado averiguar que los antepasados de los actuales Yoruba de África Occidental (uno de los mayores grupos étnicos de la zona) contribuyeron de forma muy destacada a nivel genético en todas las poblaciones americanas actuales. Presuntamente, este hecho se podría explicar debido a la ingente cantidad de esclavos que fueron transportados de un continente a otro por los europeos.

Con todo, la proporción de ascendencia africana varía en todo el continente, desde prácticamente cero (en el pueblo maya de México) al 87 por ciento en los actuales habitantes de Barbados.

Más lógica parece la gran contribución (la más grande de Europa) que los habitantes del sur de Italia y Sicilia hicieron a nivel genético en Colombia y Puerto Rico. La causa se debió a la emigración masiva que hubo desde estas zonas a las Américas a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

En este sentido, uno de los grupos afroamericanos de Estados Unidos tenía ascendencia francesa, algo que cuadra perfectamente con la histórica inmigración gala en el sur de Estados Unidos.

La migración y los esclavos, claves a nivel genético

Entre las conclusiones principales a las que han llegado los expertos, la más clara es que la esclavitud influyó de forma determinante a nivel genético. «Podemos ver el enorme impacto genético que la trata de esclavos tuvo sobre las poblaciones americanas. La mayoría de los afroamericanos tienen ascendencia similar a los Yorubas en África occidental, lo que confirma que la mayoría de los esclavos africanos vinieron de esta región», explica otro de los investigadores, Garrett Hellenthal, del Instituto de Genética de UCL.

Otra de las causas es la emigración provocada por la conquista española de América (tanto de hispanos, como de esclavos africanos). «En las zonas de las Américas históricamente bajo el dominio español, las poblaciones también tienen ascendencia en relación con lo que es ahora Senegal y Gambia. Los registros muestran que alrededor de un tercio de los esclavos enviados a la América española en el siglo XVII vino de esta región y podemos ver muy claramente esta evidencia genética en los americanos actuales», añade Hellenthal.

«Las diferencias de ascendencia europea entre la población de las islas del Caribe y del continente estadounidense que encontramos también se desconocían previamente. Es probable que estas diferencias reflejen distintos patrones de migración entre el Caribe y América continental. Estos resultados muestran cómo de poderoso puede ser un enfoque genético cuando se trata de descubrir patrones ocultos de ascendencia. Esperamos usar el mismo método para buscar otras», finalize el experto.

Fuente: ABC Agencia

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: