Historias Legendarias

Mundo Antiguo y curiosidades

12 de octubre, historia de una celebración.

La Reina Regente María Cristina firmó en San Sebastián el 23 de septiembre de 1892, el Real decreto declarando día de fiesta nacional el 12 de octubre, aniversario del descubrimiento de América.

Reina María Cristina de Habsburgo-Lorena. José Moreno Carbonero, 1906. Palacio Real de Madrid

Diversos eventos que se sucedieron durante las dos décadas posteriores en España e Hispanoamérica, crearon el caldo de cultivo para el deseado estrechamiento mutuo de los lazos. En 1909 se lanza la idea de la exposición Iberoamericana de Sevilla (que tendría lugar en 1929). Igualmente, la celebración del centenario de las Cortes de Cádiz en 1912 obtuvo como principal fruto, afirma Moreno Luzón, el impulso hispanoamericanista. Al otro lado del Atlántico (especialmente en Argentina y México), la necesidad de la búsqueda de la identidad y el origen cultural se habían intensificado, por un lado, en virtud de la creciente influencia anglosajona a través de la nueva potencia norteamericana y, por otro, por el colonialismo cultural francés -sancionado por la política expansionista del Segundo Imperio-, que suponía la pertenencia a lo “latino”, no sólo por oposición al mundo anglosajón, sino como afirma Quinziano, “también con el declarado propósito de diluir la herencia española en el continente Americano.” La misma guerra hispanoamericana de 1898 es interpretada como una lucha de civilizaciones. Así, el intelectual mexicano Agustín Aragón llega a decir: “El acto de aceptar España una lucha tan desigual por defender únicamente su honor, consuela y alienta en estos tiempos de triste mercantilismo en que los pueblos no se mueven sino impulsados por el interés y atraídos por la codicia. Es inconcebible para el yankee que haya defendido su honra el español porque el egoísmo caracteriza al primero y el altruismo al segundo, porque el primero es frío y calculador y no se mete en cuestiones, a no ser que todas las ventajas estén de su parte”. El hecho de que en Estados Unidos se celebrara el “Día de Colón” (oficialmente desde 1934) fue visto como un intento de «desespañolizar» la fiesta del 12 de octubre.

La revista argentina “El Hogar”, en su número del 15 de octubre de 1929, reacciona de esta forma ante la que describe como mala recepción en Estados Unidos de la institución de la Fiesta de la Raza: “Ninguna señal mejor de que es buena.” Por el lado francés, los Congresos de Prensa latina eran una de las fórmulas para poner la pica en Hispanoamérica. Ante el III Congreso celebrado en 1925 en Florencia (al que asisten “delegados de todos los periódicos de Italia y representantes de setenta periódicos de París, Madrid, Lisboa, Bucarest, Bruselas y de todas las ciudades ‘latinas’ de América, desde Québec y la Habana hasta Río y Buenos Aires”), el periodista español Dionisio Pérez afirma que tras esa retórica gala “hay una acción política persistente, una labor financiera y diplomática, universitaria y literaria que va cada día a repetir en aquellos lugares donde quedan restos del esfuerzo titánico de la colonización americana –que nos debilitó aquí y nos redujo al mediatizamiento presente– que no hay raza hispánica ni pensamiento español… Y se quiere, y comienza a lograrse, que España coopere en esa obra…”. DE LA RAZA A LA HISPANIDAD La conciencia en ambos lados del Atlántico de la necesidad de hermanamiento se hizo cada vez más intensa, a lo cual contribuyeron de modo eminente intelectuales, literatos y pensadores, además de señalados políticos de los dos continentes. Juan Manuel Sáinz, diputado boliviano, defiende en 1908 la idea de que el 2 de Mayo sea “la fiesta de la raza; es el punto de partida hacia la independencia, en el pasado; hacia la confederación, en el porvenir.” Por su parte, el escritor argentino Manuel Gálvez publica en 1913 su obra “El Solar de la raza”, y junto a su amigo Ricardo Rojas, promueven el rescate del legado cultural español y el sentimiento de orgullo de pertenecer a una misma raza y comunidad hispánicas. El viaje a tierras ibéricas años atrás, fue para él una “búsqueda, hallazgo, verificación y confirmación de una identidad”. En España, Faustino Rodríguez San Pedro promovió desde 1913 que las celebraciones del 12 de octubre se denominasen “Fiesta de la Raza” (en el contexto de la Unión Iberoamericana, que él mismo presidía). En 1916, el Ayuntamiento de Barcelona se suma al homenaje cívico a Colón y a la Fiesta de la Raza y, a partir de 1917, lo hace el Ayuntamiento de Madrid. En ocasiones, el vivo sentimiento de “raza” se manifestaba antes en América que en España. No es fruto del azar que, por ejemplo Argentina, por entusiasta iniciativa del entonces presidente Hipólito Yrigoyen, declarase feriado en 1917 el día 12 de octubre como “Fiesta de la Raza”, “en homenaje a España, progenitora de naciones, a las cuales ha dado, con la levadura de su sangre y la armonía de su lengua, una herencia inmortal”. Meses más tarde, Maura adoptaría tal denominación de la Fiesta Nacional en España mediante Ley de 15 de junio de 1918. A esta decisión hispano-argentina de conmemorar la “Fiesta de la Raza” se sumaron otros países –Venezuela, Colombia y Chile (1921); México (1928)-. El “Día de la Raza” se celebró durante la II República, y en menor medida durante la guerra civil. En 1939, con Franco en Zaragoza, se vuelve a la entusiasta conmemoración de la fecha, aunque en ambientes culturales y periodísticos se intensifican las voces (surgidas en la década anterior) partidarias de sustituir el término “raza” por el de “Hispanidad”. El sacerdote vizcaíno radicado en la Argentina, Zacarías de Vizcarra, lo propone en 1929, en la revista bonaerense “Criterio”, con el doble significado de “conjunto de todos los pueblos de cultura y origen hispánico, diseminados por Europa, América, África y Oceanía” y “conjunto de cualidades que distinguen del resto de las naciones del mundo a los pueblos de estirpe y cultura hispánica.” Tres años atrás, ya el médico hispano-argentino Avelino Gutiérrez y dos periodistas españoles (el socialista Luis Araquistáin de Quevedo y el liberal Dionisio Pérez) se convirtieron en sus grandes propagadores a través de la prensa. En 1931, Ramiro de Maeztu, publica en la revista Acción Española un influyente artículo titulado “La Hispanidad”, en el que defiende este nombre para la conmemoración del 12 de octubre, incluyendo a Portugal y Brasil. Esta acción periodística y cultural llevó a la difusión y popularidad del término, lo que condujo al régimen de Franco, primero a prohibir en 1941 el libre uso del vocablo “Hispanidad” –sobre todo para evitar su utilización mercantil-, y posteriormente, en 1958, a sustituir el “Día de la Raza” por el de “Día de la Hispanidad”, entendida ésta como “un sistema de principios y de normas destinado a la mejor defensa de la civilización cristiana y al ordenamiento de la vida internacional en servicio de la paz.” LA RAZA COMO ESTIRPE ESPIRITUAL Y CULTURAL La primera acepción del término “raza”, según la última edición del Diccionario de la Real Academia, es la de “casta o calidad del origen o linaje”, significado que ha permanecido invariable desde su diccionario de 1737. Solamente su segunda acepción (que aparece en la edición de 1869) se refiere a la raza en sentido biológico. Por tanto, glorificar la raza hispánica es ensalzar la calidad del linaje, del origen español de la comunidad hispanoamericana, pero dista mucho de divinizar una concreta raza biológica, por otro lado, inexistente. Si bien es cierto que después de Auschwitz, el significado “ambiental” predominante (más que el lingüístico) de raza ha sido radicalmente transmutado -pasando a primer término su acepción biológica-, no era en absoluto ese el sentido que intencionalmente le dieron sus promotores y mantenedores. El diputado costarricense Pacheco Fernández, en el debate del proyecto de “Ley que determina el día 12 de octubre de cada año como día de las culturas” en 1994, ilustra esta idea: “no creamos que nuestros antepasados y los antepasados de nuestro núcleo cultural… eran racistas por celebrar el 12 de octubre; creo más bien que tenían una intención similar a la que tenemos nosotros con este proyecto (…): celebrar la cultura común (…)”. ¿QUÉ SE CELEBRA EL DÍA DE LA FIESTA NACIONAL? En nuestra Historia reciente han sido declaradas fiestas nacionales conmemoraciones de diversa naturaleza: actos políticos (centenario de las Cortes de Cádiz, 1910), cumpleaños reales (Victoria Eugenia, 1906), así como aniversarios de santos (Santa Teresa, 1915) y literatos (Calderón, 1881), además de hechos históricos (descubrimiento de América, 1892; Dos de Mayo, 1937). Desde 1987, la conmemoración de la fiesta nacional el 12 de octubre tiene como finalidad “recordar solemnemente momentos de la historia colectiva que forman parte del patrimonio histórico, cultural y social común, asumido como tal por la gran mayoría de los ciudadanos”. La fecha elegida simboliza, continúa dicha Ley de 1987, la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los reinos de España en una misma monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos. Del final de la Reconquista y la Hispanidad no queda ni rastro: se encargó de ello, la derogación el Real Decreto de 1981 que aún celebraba la Fiesta Nacional de España y el Día de la Hispanidad el 12 de Octubre. Por otro lado, el día de la Fiesta Nacional de España, si bien tiene lugar una parada militar y “un solemne homenaje de respeto y exaltación a la Bandera de España”, no se celebra el día de las Fuerzas Armadas, que se conmemora en mayo.

Fuente: José Luis Bazán, Doctor en Derecho por la Universidad de Navarra, donde cursó también la Licenciatura en Derecho. Máster en Dirección de Recursos Humanos y Organizaciones (ESIC-Madrid). „Dedicación primordial al mundo universitario desde 1989, ha sido profesor de la Universidad de Navarra, de la Universidad Católica de París y de la Universidad Rey Juan Carlos. El área de trabajo es: protección internacional y constitucional de los derechos fundamentales.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: