Historias Legendarias

Mundo Antiguo y curiosidades

Archivo para la etiqueta “Trajano”

Aniversario del nacimiento de Trajano: Felicior Augusto Melior Traiano

Marco Ulpio Trajano nació en el año 53 d.C. en Itálica, a pocos kilómetros de Hispalis, la actual Sevilla, hijo de una familia plebeya y de tradición militar. Su padre fue uno de los generales y senadores de Vespasiano tras la muerte de Nerón, y el mismo llegó a ser uno de los mejores generales del Imperio Romano en el periodo de Domiciano.

Traianus Glyptothek Munich 336.jpg

 

Trajano fue el primer Emperador que no había nacido en la Península Italiana, fue recibido sin incidentes tras los tiempos de terror de Domiciano y el breve principado de Nerva. Cuando accedió al puesto de Emperador, redujo a la mitad el tradicional donativo a los pretorianos, liberó a muchas personas encarceladas por Domiciano y les devolvió en buena parte lo que éste les había confiscado.

Creó el Consilium Principis, del que formaban parte los mejores juristas de su tiempo, para desenmascarar y castigar a quienes cometieran el delito de malversación, sin olvidarse de los Senadores. Al poco tiempo de acceder al trono  publicó listas con sus propios bienes y los de sus familiares, creía que el progreso venía de una buena y honesta administración.

Nunca se dejó corromper por el poder, ni usaba sus títulos para eludir la ley, ya que entendía que ésta se encontraba por encima de su cargo. Marchaba al frente de sus tropas, creía que los gobernantes debían vivir de forma modesta, y luchó para que los latifundistas no asfixiaran a los campesinos con tributos, estableciendo un sistema de colonato con una deuda aplazada que pagaban con una parte de sus cosechas, obligó a los Senadores a invertir en Italia para proteger a los agricultores de los recaudadores.

Edificó colegios y orfanatos, dio de comer al pueblo, e instituyó algunos sistemas de protección social como el cuidado y educación de los huérfanos de sus soldados, legando a sus sucesor, Adriano, un Imperio con una población hábil y capaz, y muy activo económicamente.

Hizo colocar en la puerta de su residencia la inscripción Palazzo Pubblico, con la intención de que cualquiera se sintiera libre de entrar, ya que él mismo recibía personalmente y sin previo aviso, a todo el que necesitara justicia. Se dice que ante las protestas de su secretario porque confiaba demasiado en la gente, Trajano le contestó “trato a todos como yo quisiera que el Emperador me tratase a mí si fuera un ciudadano particular”.

Desde su muerte, y hasta el fin del Imperio Romano y después durante buena parte del Bizantino, cada vez que se nombraba un nuevo Emperador, el Senado pronunciaba las palabras: “Felicior Augusto Melior Traiano”, que sea más afortunado que Augusto y mejor que Trajano.

Su reputación no ha sufrido con el paso del tiempo, incluso para el Cristianismo que sucedió al Imperio Romano, fue uno de los paganos virtuosos, no ha sido cuestionado por la Historia, como ha sucedido con otros líderes. No podemos juzgar los hechos del pasado con la ética del presente, pero Trajano fue reconocido por sus contemporáneos, no se trata de una trasposición de nuestros valores a la vida de personas que vivieron hace siglos.

Me sorprende que en España no se dé más relevancia a su figura, ya que si no era español, porque no existía este concepto, sí que nació en la Hispania Romana. No entiendo por qué no se hacen películas o series de televisión sobre su vida, aunque ya se han escrito algunas novelas; me gustaría que se celebrara más su figura, como se hace con otros personajes, ni siquiera fue ensalzado en los años del franquismo como ocurriera con Felipe II o con el Cid (que después de todo era un mercenario). Quizás recuerda demasiado lo que debe ser un gobernante y es mejor no compararse con él.

Fuente: Carlos de la Higuera en “Y sin embargo se mueve”.

Anuncios

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: